La mejor manera de elegir los zapatos

No hay nada peor que darse cuenta de que los zapatos perfectos que te probaste en la tienda son muy dolorosos. Aquí te damos una guía práctica que te ayudará a elegir los zapatos más adecuados para ti. ¡Así que no lo olvides la próxima vez que vayas de compras! 

Calcetines

Cuando te compres un par de zapatos, no olvides probártelos con el tipo de calcetines con que piensas usarlos. Puedes ir de compras con los calcetines puestos o llevar un par en el bolso.

Largo

El zapato debe ser aproximadamente un cm más largo que el pie para asegurar que los dedos tengan espacio para moverse y evitar cualquier roce. Mide la longitud del pie hasta la punta del dedo más largo y, recuerda, ¡tal vez no sea el dedo gordo!

Ancho

El zapato debe quedar ajustado al pie en su punto más ancho para evitar rozaduras, así que asegúrate de que no haya puntos de presión. Si no puedes mover los dedos del pie, los zapatos son muy apretados.

Profundidad

La parte superior del zapato no debe empujar hacia abajo la parte superior del pie, especialmente en la punta. Este tipo de presión puede causar irritación de la piel, problemas en las uñas y calambres en los pies. La profundidad del zapato será correcta si puedes flexionar el pie.

Tacones

El zapato debe adaptarse a tu pie firmemente en el talón, especialmente en calzado deportivo. Con un talón inestable, el pie se mueve en el zapato y pierde equilibrio al andar, provocando dolor en el arco e irritación de la piel.

Plantillas

Es importante elegir una plantilla o un zapato con plantilla anatómica capaz de apoyar el pie en los puntos de apoyo adecuados. Los zapatos con plantillas extraíbles son muy prácticos, ya que se pueden quitar para insertar en su lugar una plantilla ortopédica anatómica, o se pueden ensanchar para acomodar a tus pies si se hinchan durante el día.

Forro

El forro del zapato debe ser suave y libre de arrugas o cualquier costura que sobresalga. Esto te ayudará a evitar cualquier irritación o roce en la piel.

Parte superior

Sea cual sea el material de la parte superior, asegúrate de que sea flexible y no restrinja el movimiento del pie. También es importante tener en cuenta la transpiración para que los pies no se sobrecalienten y produzcan olores.

Suela

El material de la suela debe ser ligero, resistente y agarrarse al suelo. Intenta elegir los zapatos que te protejan de las piedras u otros objetos en el suelo que podrían lesionar tus pies.

Fijación

Si es posible, elige los zapatos con cordones, velcro o hebillas para que puedas ajustar la medida a tus necesidades.

Tamaño

Nuestros pies están completamente formados a los 18 años, pero su tamaño y forma todavía pueden cambiar con la edad o el embarazo. La forma del zapato y su ajuste también influyen, así que lo mejor es elegir un ajuste cómodo para el pie.